Como si hiciera falta repetirlo

Editorial Especial

En lo que va del 2020, se han registrado más de 490 feminicidios en México. Se calcula que violencia doméstica ha aumentado al menos un 60% durante la pandemia. No nos vamos a cansar de exigir justicia y una vida digna para todas las mujeres de este país.

por Redacción
8 Octubre 2020
Fotografía por: Andrea Murcia (Instagram:@usagui_ko)

Como si hiciera falta repetirlo.

No queríamos escribirlo. Nadie quiere escribir sobre el terror que tenemos las mujeres mexicanas al vivir en un país feminicida.  Existir acechadas siempre por el miedo a morir asesinadas, la carga de vivir zigzagueando entre micro y macro agresiones y violencias.

NOS ESTÁN MATANDO. 

El grito lleva siglos. Las luchas son muchas y muy diversas, los feminismos mutantes y las teorías reflejos específicos —y no siempre suficientes— de las incontables necesidades y vivencias.  

NOS ESTÁN MATANDO. 

Afortunadamente mujeres y personas no binarias continúan construyendo espacios, redes y plataformas partiendo de sus trincheras para tratar de resolver lo que el Estado, las instituciones y gran parte de la población del país parece ignorar a conveniencia. 

NOS ESTÁN MATANDO. 

El problema no es que no se sepa: el problema es que las raíces de machismo, de violencia patriarcal y de clase, siguen tan enterradas en las bases de nuestra sociedad, que pareciera  no nos estamos cuestionamos lo suficiente.

Artículos recientes

Show Comments Hide Comments ()

«Nos quitaron tanto que nos quitaron el miedo» Pero nos siguen matando.

Editorial

El miedo nunca se va, pero estos días está más que presente el terror que es ser mujer en un país feminicida. La respuesta de la fiscalía del Estado de Nuevo León publicó en sus redes sociales la falta de evidencias que corroboraran la información, advirtiendo que puede asustar a personas "susceptibles" Las mujeres mexicanas somos susceptibles a estar aterradas de ser la siguiente cara de #NiUnaMenos

Menstruamos IVA

Editorial

En México, la toallas sanitarias, tampones y productos de higiene menstrual no se consideran productos de primera necesidad. Pareciera que para el Estado, existir con dignidad siendo mujeres, es un lujo.

Educación sin violencia; inimaginable para las generaciones que aprendieron desde el miedo

Editorial

Para las generaciones que crecieron educadas en un entorno de insultos y golpes con la regla, es imposible imaginar procesos de aprendizaje basados en el respeto. Lo que debemos «extirparnos del cerebro» es la creencia de que los insultos y el miedo son aceptables en procesos de formación y educación.

Cargar más