El ocio de Piñeiro

Volumen Cinco

Un ensayo audiovisual por José Pablo Acevedo en donde identifica las corrientes del cineasta argentino Matías Piñeiro, quien crea mundos lejos de la hiperconectividad, donde el juego, el ocio y el placer están entrelazados.

por José Pablo Acevedo
11 Noviembre 2019
Teimpo de lectura - 5 minutos 25 segundos
Fotografía Fernando Lockett (Rosalinda, Matías Piñeiro, 2011)

El ocío de Piñeiro

Los personajes de Matías Piñeiro se desenvuelven entre la literatura, la música, la pintura y el teatro. «Ninguna de mis películas son adaptaciones, simplemente tomo a la literatura y al teatro como elementos más del mundo real que se pueden filmar.»

Estudia a los jóvenes de clase media alta no pertenecientes a la clase trabajadora por la libertad que tienen en el mundo. Son artistas, bohemios, que tienen un apego a las artes, tanto en su vida laboral, como en sus momentos de ocio.

Piñeiro crea mundos lejos de la hiperconectividad donde el juego y el placer están entrelazados. El resultado es un vaivén de ritmos donde lo corpóreo y el lenguaje transmutan lo cinematográfico. Es un universo único donde el tiempo libre es la madre de todo conocimiento y expresión artística. 

Artículos recientes

Show Comments Hide Comments ()

El ruido de las noches

El Blog

Somos una generación confundida entre ideas y expectativas, con el umbral de decisión tan alto que ya no sabe dónde caer. ¿Hemos pensado alguna vez en nosotros mismos como una flor? Para Michelle, somos girasoles: altos, bellos, diferentes, pero doblados, porque nos pesa la cabeza. A los girasoles les pesa la cabeza. ¿Les ha pasado?

De alguna manera, en algún lugar, en algún momento

El Blog

Dark, antes de ser una serie de viajes en el tiempo, física cuántica o universos paralelos, es un drama humano; una historia con alta carga simbólica sobre el dolor, el deseo, el destino y la muerte

Fluir

El Blog

Toda la existencia tiene un ritmo; polos contrarios que se vuelven en sí mismos; un eje que gravita y rueda; un beso; las personas; el amor y el desamor; Sr. Semilla reflexiona sobre la infravalorada condición de fluir y dejarse fluir.

Cargar más