La importancia del meme en la política posverdadera

Volumen Diez: Supermemes, superlenguaje

La política ganadora del siglo XXI es aquella que despierta la emoción, no la razón. Se puede comprobar con el éxito que han tenido los discursos populistas, que priorizan un enfoque emocional sobre brindar datos o información verificable. ¿Qué importancia tienen los memes en esta época de la posverdad? Xavier Moyssén analiza al respecto.

por Xavier Moyssén
1 Septiembre 2020
Fotografía por: VOCANOVA

La importancia del meme en la política posverdadera

2016 será recordado como el segundo año más importante de la primera mitad del siglo XXI, hasta ahora, solo por debajo del 2020. El diccionario Oxford declaró que la palabra del año 2016 (en el idioma inglés) fue posverdad: aquello que «se relaciona o que denota circunstancias en las que los hechos objetivos son menos influyentes en la formación de la opinión pública que las apelaciones a las emociones y creencias personales» (BBC 2016; Blanco Alfonso 2018, p. 423). La política ganadora del siglo XXI es aquella que despierta la emoción, no la razón. Se puede comprobar con el éxito que han tenido los discursos populistas, que priorizan un enfoque emocional sobre brindar datos o información verificable (Suiter, 2016). 

La mayoría de los memes, al ser un medio democratizado, que cualquiera con acceso a una computadora y a internet puede hacer y publicar, no pretenden ser otra cosa más que una viñeta humorística. Hay memes con temáticas diferentes, pero enfoquémonos en el meme político, y su importancia en la política posverdadera. Para hablar acerca de estos memes habría que hablar sobre su medio de difusión, el internet. 

Los medios de comunicación tradicionales han quedado, en su mayoría, rebasados por la New Media  y la Web 2.0. Miles de memes son producidos y subidos a redes sociales cada día. Los memes políticos no son ninguna excepción. Ha habido una proliferación de páginas y grupos de memes con contenido político desde antes de 2016, cuando figuras altamente polémicas alrededor del mundo empezaron a ganar elecciones con base en discursos posverdaderos.

Existen páginas de memes políticos para todos los gustos. Están los memes de izquierda que critican al capitalismo, y al conservadurismo, así como existen los memes de extrema derecha que ridiculizan al pensamiento progresista, e incluso han sido acusados de discursos de odio. 

El meme también convierte a personajes en humor; en retórica de burla. Algunos personajes en la escena política nacional que han sido objeto de memes (para bien o para mal) son: Lord Molécula, Samuel García, “El Bronco” Jaime Rodríguez Calderón, Hugo López Gatell, Enrique Peña Nieto, y Andrés Manuel López Obrador. Todos estos personajes, al ser objeto de memes, han aumentado su exposición al público (uso la palabra exposición ya que decir “popularidad” sería impreciso) y han creado una respuesta emocional. Por más diferentes que sean, los memes tienen un elemento común: la intención de despertar una reacción humorística (y por tanto emocional) de su lector a través de la sátira. Hoy en día las emociones son lo que definen el clima político del debate público, y en muchas veces el comportamiento electoral.

No busco implicar que los memes sean un peligro latente para los procesos democráticos. Lo que sí busco implicar es que los memes son una fuerza considerable dentro de la New Media y de su aplicación a la política; sobre todo en la época de la posverdad. Esto sucede en ambos lados del espectro ideológico derecha-izquierda. 

Naturalmente, una gran cantidad de memes políticos tienden a reflejar alguna tendencia a una postura ideológica. “A su vez, la ideología brinda a los ciudadanos los referentes políticos necesarios para emitir juicios a futuro sin la necesidad de allegarse de enormes y costosas cantidades de información” (Berlanga & Vásquez, 2009).

Así como existen memes pro-Trump existen memes pro-Bernie; así como existen memes pro-AMLO existen memes pro-Calderón. Es muy fácil encontrar memes sobre “chairos” o “derechairos” en varias páginas de Facebook. Por tanto, la proliferación de memes acerca de cuestiones políticas es instrumental para formar la opinión y el debate público. Es mucho más fácil que un meme se viralice a una nota periodística. Y aún más importante: de un meme se pueden desprender adaptaciones y reinterpretaciones, lo cual aumenta la duración de su “vida” viral. 

Es considerablemente más atractivo darle un retuit o share a un meme que a una nota o a una pieza de opinión, aun cuando sabemos que la nota tendrá más información o información más precisa. Pero en una época política en la cual la información factual y verificable ha quedado relegada a segundo plano, los memes toman el centro del escenario del debate público. ¿Qué importa si un meme brinda información sesgada o incompleta siempre y cuando haga reír, o despierte una reacción emocional del espectador? ¿Cuántas veces nos hemos enterado de algún suceso político importante por medio de los memes que aparecen en nuestras redes sociales? ¿Cuántas veces hemos investigado seriamente acerca de ese suceso antes de compartir el meme?

Debido al carácter descentralizado y democrático de los memes, la New Media y las redes sociales, los memes siempre serán una expresión popular. En 2020, aproximadamente el 59% de la población mundial tiene acceso a internet (Statista, 2020). Lo que quiero resaltar es que los memes, en la época de la política posverdadera, son mecanismos de difusión de información sumamente importantes en la formulación de la opinión pública, la polarización política, e inclusive los procesos electorales.

No es deseable que los memes se conviertan en un fenómeno regulado por agencias estatales de información. El carácter democrático y libre del internet y de sus expresiones culturales, depende en gran medida de una baja regulación. Sin embargo, quien consume contenido de internet para informarse políticamente debe tomar un papel más crítico. Un meme es a final de cuentas, un instrumento de humor, no una fuente de información verificable. Pero, volviendo a lo mismo, ¿no es eso lo que gana elecciones hoy en día?

 

Bibliografía:

BBC (2016, 16 de noviembre). 'Post-truth' declared word of the year by Oxford Dictionaries. BBC.

Berlanga, J. L., & Vásquez, C. J. (2009). Bases teóricas del estudio sobre el perfil del electorado neoleonés. En J. Cantú & C. J. Vásquez (Coords.), Perfil del Elector Neoleonés (pp. 15−64). Comisión Estatal Electoral Nuevo León.

Blanco Alfonso, I. (2018). Beliefs, post-truth and politics. Doxa Comunicación, 27, 421−428.

Clement, J. (24 de julio, 2020). Worldwide digital population as of July 2020.

New Media definition. Lexico.

Suiter, J. (2016). Post-truth politics. Political Insight, 7(3), 25−27.

Web 2.0 definition. Lexico. 

Artículos recientes

Show Comments Hide Comments ()

Introducción a la Teoría de los Memes

Volumen Diez: Supermemes, superlenguaje

Los memes son virus culturales. Surgen espontáneamente, infectan comunidades específicas y se esparcen con mucha rapidez por el mundo a través de los contactos que tienen los portadores con otras comunidades digitales; apelan a una necesidad íntima de conexión humana a través de un ejercicio lúdico: la risa. Francisco Aguilar, para nuestro volumen diez, Supermemes,superlenguaje, los analiza desde sus orígenes.

Teorema de los memes: entrevista a Andy Martínez

Volumen Diez: Supememes, superlenguaje

José Acevedo entrevista a Andy Martínez para el Volumen 10 de VOCANOVA: #Supermemes, superlenguaje. Andy Martínez es artista transdisciplinario: director de la película La distancia, escritor de Texto Verde y cofundador de El teorema de los memes, una de las páginas icónicas de memes en la ciudad de Monterrey.

Este ensayo no es un meme

Volumen Diez: Supermemes, superlenguaje

Mariana Ortiz ensaya sobre el meme: nos dice que es un recurso del lenguaje: hablar en meme lo podemos hacer todxs: tú, yo, el jefe, mi abuela. Si se piensa bien, es un atajo; pero no todos los atajos acortan el camino de la comunicación, los memes requieren de la instantaneidad, de la viralización o de algunos likes para poder funcionar. Si eso no está dado, algo se rompe.

Cargar más