Los 7 pecados capitales de la navidad 2020

Milagros de Navidad

La piñata originalmente tenía la forma de una estrella de 7 picos, que representaban los 7 pecados capitales. A continuación, reflexionamos acerca de los pecados capitales de esta navidad 2020.

por Redacción
1 Diciembre 2020
Fotografía Por: VOCANOVA

Los 7 pecados capitales de la navidad 2020

La piñata es uno de los símbolos mexicanos más emblemáticos, pese a que originalmente son de China, en donde eran utilizadas para celebrar el año nuevo. La tradición de la piñata fue tomada por Marco Polo y llevada a Italia y España. Con la colonización, comenzaron a utilizar la piñata como una herramienta para atraer y convertir a los indígenas al catolicismo. La piñata originalmente tenía la forma de una estrella de 7 picos, que representaban los 7 pecados capitales. A continuación, reflexionamos acerca de los pecados capitales de esta navidad 2020. 

Soberbia.

«Ni de chiste me voy a contagiar»

«A mí no me va a dar COVID-19» 

No somos invencibles. El virus no hace distinciones.   

Celebra solo con quienes compartes casa. No te expongas ni pongas a los demás en riesgo. 

 Ira. 

Puede ser complicado convivir con nuestros familiares, más después de tanto tiempo de encierro. No te dejes llevar por impulsos momentáneos, es bueno aprender a llevar la fiesta en paz. 

Avaricia.

¿Eres beneficiado por el patriarcado? ¿Te da codo gastar tu energía pensando en regalos y elegirás lo primero que veas en la sección de juguetes de niñas en Amazon?

No contribuyas a educar a el futuro de este país en la desigualdad.

Evita comprar “juguetes” que reproduzcan los roles de género. Las niñas no necesitan planchas ni escobas de juguete; no acumules riquezas que no necesitas, menos con una economía tan endeble como la que propicia el capitalismo.

Envidia. 

Pareciera que las reuniones familiares solo son excusas para que se desate el chisme (sí, aun si es por zoom)

Evita comentar sobre el aspecto físico de nadie.

«Estamos en una pandemia tía, probablemente si subí de peso. Tú también. 

Y no, no tengo novio.»

Lujuria.

Dicen por ahí que en cada familia hay un tío machito, o un ojo suelto, o uno que hace chistes misóginos que incomodan. 

No tengas miedo a alzar la voz si algo te incomoda a ti o a alguien más. Atrévete a ponerle un alto al machismo. 

Ah, y la próxima vez, intenta no mirar tanto PornHub. 

Gula. 

¿Para cuántos recalentados alcanza esa comida?  Nos encanta cocinar de más. Recuerda desperdiciar lo menos posible, y si ya de plano es demasiada, siempre habrá personas que agradecerán que les compartas un poco de lo que a ti nunca te ha faltado. 

Pereza.

¿No les ha tocado ver a todas las señoras cocinando y preparando todo para los hombres que, si acaso, se paran a servirse un poco más? 

Procura repartir las responsabilidades de los preparativos equitativamente entre toda la familia. Sí, incluyendo la recogida del día siguiente. 

Artículos recientes

Show Comments Hide Comments ()

Qué bonito amor

Volumen Trece

La comida es olfato y gusto; pero también es memoria y nostalgia. En este ensayo, Raquel Guerrero reflexiona en torno al recuerdo de su madre, y cómo las experiencias gastronómicas nos unen al amor y a un tiempo melancólico capaz de reparar el alma.

Diario de una pinche gorda

Volumen Trece

«Ser» suele usarse para cualidades permanentes, y «estar» para aquellas cosas que son mutables, que pueden cambiar. Inevitablemente, los ejemplos más claros suelen ser «gorda» y «flaca». No es lo mismo decir «estoy gorda» que «soy gorda». Ser gorda implica que la gordura es una parte ya esencial de tu ser, no hay de otra. Estar gorda, por otro lado, habla de que quizás eso cambie, quizás por fin hagas esa dieta y entres de nuevo en esos pantalones que no te quedan hace 5 años. El discurso alrededor de «ser delgada» y «ser gorda» es muy distinto. La delgadez se asume como lo deseable, y por lo tanto la característica inmóvil a la que aspiramos.

Cultivada

Volumen Trece

La Agencia Europea de Medio Ambiente1 reportó que, a comparación de la producción ganadera tradicional, el cultivo de carne en laboratorio necesita 45% menos energía, emite 96% menos gases de efecto invernadero y, usa 99% y 96% menos tierra y agua, respectivamente. También, el Foro Económico Mundial2 mencionó que la industria ganadera mata 130 millones de pollos y 8 millones de cerdos al día y; que en contraste, las células utilizadas para iniciar el proceso de cultivo provienen de biopsias de animales vivos, y además la carne cultivada evita los problemas de contaminación por bacterias y, el uso de antibióticos y hormonas. Oscar Elizondo analiza las implicaciones del cultivo de carne (sí, leíste bien: cultivo).

Cargar más