Mejores Terrores

Volumen Cinco

Una prosa de terrores y otros malos olores.

por Quidec Pacheco
11 Noviembre 2019
Teimpo de lectura - 1 minuto 05 segundos
Fotografía S/D

Mejores Terrores

Los motivos ulteriores para nada son amores mediadores. Fíjate: aun siendo intercesores, arropándose en suaves “para-los-dos-esto-es-lo-mejor”es, terminan heladores. Hiladores de supuestos matadores, como “fue mi falta de dinero y atesores” o “mis quejas bien constantes y clamores”, un “tal vez esos regaños mamadores”. Qué dolores. Confirmarme insuficiente, viejas flores. En fin, qué fácil comprender esos horrores cuando son lo que son en vez de hedores, indicios de escondites interiores, “una-cosa-por-otra”s cobardones. Sí, quisiéramos las cosas de frente, dolor al dente, llorar bien fuerte, en vez de unas excusas evidentes que solapan invidente al que nos miente. “Fui yo, yo demente”. “Yo que nunca te quise lo suficiente”. “Yo, partera de asesinos ingredientes”. Sí, sí, “¡qué demente!”, deja te sirvo más cloro con solvente. Como si terminar la relación fuera misterio pendiente, abducción talente, culto furiente y no tú, rehuyente. ¡Qué ganas de ver un aparecido, consuelo en ser raptado y maldecido, el suave abrir de daga en mi intestino!, o no sé, la verdad. Desde aquí, en claro bosquecino, sigo sin entender tus caminos, tus flores marchitadas en mi tumba y la fuerte rumba de negra penumbra cuando todas tus voces, “gracias, disculpa” creen que explican abandonos y rupturas. ¿Y qué hice mal entonces? Me derrumbas. ¿Por qué dices que yo no tengo la culpa? Rasco la tierra para que sucumba, grito, pero solo el silencio zumba. Alumbra. Quién sabe. Igual y piensas que me estabas dando ratos protectores, echarte la culpa, comerte las flores. Prefiero la sangre, la muerte, los dones; cualquier homicidio a las sinrazones, tus testamentos heredadores, absolvedores… estafadores. Nunca revelaste tus motivos ulteriores.

 

Sinceramente, hay mejores terrores.

Más por Quidec Pacheco

Artículos recientes

Show Comments Hide Comments ()

El 2019 solo cuenta si se recuerda en lecturas

Volumen Veinte20

Para el Volumen Veinte20, Dina Tunesi recuerda 20 de sus lecturas que marcaron su 2019. Dicen que recordar es volver a vivir, ¿qué dirán de recomendar?

Brevísima nota sobre las listas de los mejores libros

Volumen Veinte20

Es materialmente imposible leer todos los libros. En 2016 se registraron 27,940 títulos para ISBN en México, según la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana. Suponiendo que las obras literarias constituyeran un 10% de los títulos, estamos hablando de 2,794 libros. Si una persona leyera, en promedio, un libro a la semana, en un año habría leído 52. A ese ritmo, tomaría poco más de 50 años leer todas las obras literarias publicadas en México en 2016. No perdamos de vista que, según los datos más recientes del Módulo sobre Lectura (MOLEC) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la población lectora de México declaró haber leído 3.3 libros en 2018. A partir de estos números, Julio Mejía III, con sospecha y cautela, reflexiona sobre qué implican los ejercicios curatoriales, las recomendaciones.

La otra moneda: poesía femenina

Volumen Veinte20

Isabel Papacostas reúne una antología que muestra una sensibilidad poética femenina; es un intento de voltear la cara de la moneda. Si en el siglo pasado los cánones literarios fueron dominados por hombres, en este siglo habrá que resarcir el daño y desenterrar todas esas obras que el machismo escondió. Es un primer paso. Tenemos ochenta años adicionales...que ya llevamos veinte.

Cargar más