La ciudad blanca: Mérida, Yucatán

A través del lente de Anna Karen Garza no solo vemos otro lado de los colores de Mérida, como el rosa, el verde, y el amarillo, sino también el otro lado de su historia y las culturas que convergen.

por Anna Karen Garza González
4 Marzo 2019
Teimpo de lectura -
Fotografía Por: Anna Karen Garza González

Mérida

“La ciudad blanca: Mérida, Yucatán”

Mérida, o La ciudad blanca, se encuentra en la parte noroeste del estado de Yucatán. Las edificaciones halladas en lo que fue la ciudad maya, evocaron en los españoles el recuerdo de las ruinas romanas de Emérita Augusta- actual Mérida español-, lugar de donde adquiere su nombre actual. Una atmósfera colonial y melancólica rodea su arquitectura porque ahí convergen restos de distintas culturas: maya, romana, española y mexicana. Además, porque para su construcción se utilizaron restos de la abandonada metrópoli maya y la piedra caliza encontrada en la región.

La ciudad blanca es un capricho de la historia, una reencarnación de arquitectura y además, un abrazo natural: es privilegiada por su clima caribeño y sus mares. Todo eso la convierte en el centro turístico más importante de la península.

La tranquilidad del pueblo, la belleza de sus calles; es rico patrimonio gastronómico; y la elegancia del contraste entre sus casas coloniales, entre las ruinas mayas y la arquitectura, la convierten en un blanco paraíso.

Hacienda San Pedro Ochil

Esta es una hacienda restaurada. Su nombre significa “lugar del zorro”. Ha sido reconstruida y modificada hasta adquirir la fisionomía característica de fines del Siglo XIX. 

En ella se puede apreciar el henequén, los tendederos, la maquinaría, la chimenea y las  capillas originales de la hacienda. Además de que también se aprecia un paseo en truco por las antiguas vías.

Se destacan mucho sus hermosos arcos de estilo morisco e influencia neoclásica. Cuenta con un restaurante donde el paladar queda fascinado de las delicias yucatecas; la sopa de lima, panuchos, cochinita, relleno negro y pollo pibil y tortillas recién hechas. El plato además se extiende al exterior: lo rodea un entorno lleno de naturaleza. 

Las Coloradas

Las Coloradas es una de las más grandes salineras de México, y se ubica en el litoral norte de la península de Yucatán. El agua se tiñe de un color rosa muy llamativo por la alta concentración de microorganismos y la sal que éste tiene. El color rosado de las flamencos es por su alimentación. 

En camino a Las Coloradas existen destinos impecablemente hermosos, llenos de naturaleza.

Cenote Kikil

Según el diccionario, un cenote es “un depósito de agua manantial, que se halla en el estado mexicano de Yucatán y otras partes de América, generalmente a alguna profundidad. Pero los cenotes de Yucatán parecen ser depósito no solo de agua, sino de riqueza cultural, de arquitectura natural. Como si fuese parte de su propia arquitectura, los cenotes en el estado yucateco abundan tanto como edificios en una ciudad. El Kikil cuenta con una profundidad de cincuenta metros, un diámetro de poco más de treinta metros y una distancia de la superficie de seis metros.

El cenote Kikil, a diferencia de otros cenotes turísticos, conserva sus características naturales, o sea su flora y fauna se mantiene sin modificaciones.

 

Coqui Coqui

Coqui Coqui es un hotel boutique y spa, restaurado en el centro de Mérida. Cuenta con una impresionante tienda de perfumes reconocidos, de la misma marca Coqui Coqui. Cuenta con un interior extravagante, por sus suelos de mármol, techos altos, cortinas de terciopelo, detalles dorados y un olor delicioso. 

Fotografías de Anna Karen Garza González de su viaje a San Miguel de Allende

Artículos recientes

Show Comments Hide Comments ()

Sin poesía no hay ciudad

Volumen Siete

Acción poética surge como un movimiento de poesía callejera en Monterrey en la década de los noventas. Su fundador, Armando Alanís, comenzó a intervenir bardas y muros en toda la ciudad con fragmentos de poesía. A este movimiento se le ha criticado la falta de ingenio y el derrame de cursilerías, incluso se le ha apuntado como “no poético”. Dina Tunesi pone esto en tela de juicio y reflexiona sobre el rol de la poesía en una metrópoli como lo es Monterrey; para ella, la poesía es ese lugar seguro en el cual nos atrevemos a ser nosotros y donde buscamos que nos entiendan.

Jaulas

Volumen Siete

Un poema de Jorge Olivera.

Dos poemas (de frío y postales)

Volumen Siete

Dos poemas de Isabel Papacostas

Cargar más