PPGD

Volumen Cinco

Poema de Jorge Olivera.

por Jorge F. Olivera Vieden
11 Noviembre 2019
Teimpo de lectura - 58 segundos
Fotografía por: Jun Cen

PPGD

¿mi partido político?
yo mejor no me pronuncio
ni por este ni por el otro
ni para aquella ni para esta
   porque la paridad
   -seamos sinceros-
   es una antena de azotea
   desgastada y vieja

pero si lo pienso bien
tal vez ese sea
el partido que juego
y al que yo me pronuncio:
   soy holgazán
   y soy partidario
   de la decepción
¿qué otra bandera
ha ondeado el país?

no, no me malentiendan:
la decepción viene de mí
de querer ver colores en
una nube lluviosa o
de tener con flores adornadas
las calles, y no con moños las puertas.

este país está hecho un cementerio
y ya nada le queda,
¿por qué no dejarme
a mí firmar el partido político
de la Gran Decepción?

su eslogan será:
«sabemos fallar»
y así ya no habrá
políticos más que suicidas

es más, hagámoslo aquí,
sirva usted lector de testigo:
señor diputado, su señoría
don senador, ¿mi partido político?
aquí lo proclamo,
lo funda el único ingenuo
que en México reza:
mejor quemarme las entrañas
por dentro con esperanza
a ver calcinados los cuerpos
de mis hermanas

es cierto:
ningún surtidor
echa raíz
como los cuerpos inertes
que esconde el país

sálvense quien pueda
echen todo a la borda
pero déjenme a mí

ser ingenuo
firmar el partido
de la Gran Decepción
porque eso conlleva
tener ilusión

Artículos recientes

Show Comments Hide Comments ()

Flotar ligero

Volumen Nueve

En tiempos de confinamiento, congelar el tiempo es una aprehensión natural; para Raquel Guerrero, se puede lograr a través de una fotografía.

He visto tanto Netflix que creo que mis ojos están dejando de servir

Volumen Nueve

Andrea Zuñiga nos comparte las series de televisión que la han mantenido con vida en este confinamiento; cuidado: pueden hacer que los ojos de una dejen de servir.

Seeds’ Lullaby: Sueños y el despertar después de la pandemia

Volumen Nueve

Nuestra premura por cambiarlo todo o, mejor dicho, por esperar a que todo cambiara por sí mismo, se ha apaciguado. Incluso las inequidades brutales que la pandemia evidenció –hubo quien no pudo quedarse en casa, quien perdió el trabajo, quien no pudo seguir pagando la renta– y que, pensamos, por fin podrían cambiar dada la exposición masiva que recibieron, parecen estar de fondo nuevamente. Caminamos hasta aquí únicamente para añadir el virus a la vieja realidad en que vivíamos.

Cargar más