Supermemes, superlenguaje

Volumen Diez: Supermemes, superlenguaje.

Dossier del volumen que presentamos en nuestra décima ocasión: Supermemes, superlenguaje.

por Javier Talamás Weigend
1 Septiembre 2020
Fotografía por: VOCANOVA

Supermemes, superlenguaje

1.

Super es un elemento compositivo que indica maravillas; nos dice que algo ha rebasado la connotación natural del lenguaje, de su símbolo primario, de su significación. Lo super excede, reina. Es preeminencia y excelencia. Es algo que ha sido transformado y existe encima de aquello que ha dejado en el origen de la representación. Por ejemplo, un superhéroe. No es un héroe cualquiera (¿cuáles son ellos?), es alguien que ha ido más allá, tiene poderes extraordinarios. Sus hazañas se describen en función de cómo las realiza. Una superheroína o superhéroe tiene que salvarnos de una manera llamativa, deslumbrante; de preferencia, de forma poco ortodoxa.

Las generaciones mileniaras y de boomers han crecido con ellos: Superman, El Hombre Araña, La Mujer Maravilla, Thor, Capitán Calzoncillos (por tierno se merece la mención), etcétera. Existen porque a pesar de sus hazañas, rescataron y posicionaron culturalmente al cómic. 

Es ahí donde aparecen por vez primera (o al menos desde donde se popularizan). No es curioso que el término preste de las raíces griegas de diversión y fiesta. Sus intenciones siempre han sido esas: entretener, divertir, imaginar. En los cómics, se premia lo visual sin dejar a un lado el diálogo, el texto: combinación perfecta de diversos artes. Hoy los memes representan lo que el cómic en sus inicios. 

2.

Los memes alcanzan un valor similar a los cómics en cuanto a su facilidad de distribución, su apariencia cómica, y su potencial para representar realidades distintas en lo gráfico, en lo visual. Es el reinado de la imagen sin obviar la palabra; el meme comunica, informa, entretiene, resiste, satiriza, habla: hace todo lo que el lenguaje, pero como un superhéroe (o villano), de manera extraordinaria, y no común. 

Los memes contaban, en su sinicios, las tribulaciones de un día ordinario en la vida ordinaria de las personas ordinarias en una realidad ordinaria. Ahora van más allá. Pero no podemos olvidar las “historietas” en las que se presentaron por primera vez a toda una generación que creció con el internet: nos referimos a esos cuadros blancos de 9GAG. No hay milénial que se respete que no haya navegado por esa plataforma. 

Si la imagen dice más que mil palabras, el meme dice más que mil imágenes. Y mientras el mundo se sucede en memes, se debate sobre su posición cultural; ¿dónde situarlo?. Debatir con memes es debatir con maromas argumentativas: el meme es el superlenguaje de nuestra generación. 

Los debates se ganan en memes; la literatura la escriben los memes; ¿las pinturas?, son un meme; consígueme memes y te consigo votos, dice ahora la estrategia electoral; es también un elemento corporativista: salarios y salarios para alguien que se encarga de administrar, no la balanza de pagos, ni el estado financiero, sino el feed de memes para generar interacción. 

El meme es la medida del tiempo; la materia está hecho de memes; el meme no se crea ni se destruye, solo se transforma. ¿Para qué escribir libros de historias si los memes cuentan todo lo que vale la pena contar? Y en este tiempo de redes, hay que medirse en memes. 

Por eso, en nuestro Volumen Diez, dedicamos una serie de textos —y por supuesto, de memes— para enfrentar este fenomeno y pensarlo y disfrutarlos (sobre todo para disfrutarlos). Seríamos tontos si dejamos a un lado, al margen de la cultura, los memes. Cuando menos, «la forma en que el meme es replicado, con base en lo dicho por Dawkins (1976), plantea reflexiones de la mayor pertinencia desde las ciencias sociales en general, y la comunicación en particular». Esto intenta nuestro volumen, sin dejar a un lado los elementos humorísticos y ligeros del meme.

3.

Bajo este contexto, sirva de introducción el espléndido ensayo de Francisco Aguilar: un texto introductorio al fenomeno virulento del meme. Mariana Otiz ensaya a propósito de los memes y lo que nos regala es un ensayo-meme, o un memensayo (perdón por este apodo tan horrososo, Mariana). 

Desde la sociología, Xavier Moyssén piensa el rol que desarrolla el meme en el discurso político actual; uno que se dicta desde la posverdad. Hay, por supuesto, también análisis de los memes desde el feminismo: uno de lo tantos movimientos que ha aprovechado la capacidad de síntesis que tienen estas representaciones gráficas. En este Volumen Diez, las Políticamente Incorrectas eligen algunos memes que ejemplifican esta lucha que también dan, con ingenio, en el ciberespacio. 

Encontrará el lector también una entrevista a Andy Martínez; Andy es artista transdisciplinario: director de la película La distancia, escritor de Texto Verde y cofundador de El teorema de los memes, una de las páginas icónicas de memes en la ciudad de Monterrey.

También analizamos el meme bajo las nuevas regulaciones de la propiedad intelectual, ¿qué representan estas normas para los usuarios del internet? Norah Gallego nos proporciona una inteligente radiografía sobre lo que podríamos esperar en el ámbito memero. 

Y, bueno, por supuesto, hartos memes también habrá; pero como este texto no tiene la capacidad de síntesis de un meme —ni su ingenio, tristemente—, mejor visite, lector, nuestro índice que hemos preparado para usted. 

Artículos recientes

Show Comments Hide Comments ()

«Nos quitaron tanto que nos quitaron el miedo» Pero nos siguen matando.

Editorial

El miedo nunca se va, pero estos días está más que presente el terror que es ser mujer en un país feminicida. La respuesta de la fiscalía del Estado de Nuevo León publicó en sus redes sociales la falta de evidencias que corroboraran la información, advirtiendo que puede asustar a personas "susceptibles" Las mujeres mexicanas somos susceptibles a estar aterradas de ser la siguiente cara de #NiUnaMenos

Menstruamos IVA

Editorial

En México, la toallas sanitarias, tampones y productos de higiene menstrual no se consideran productos de primera necesidad. Pareciera que para el Estado, existir con dignidad siendo mujeres, es un lujo.

Educación sin violencia; inimaginable para las generaciones que aprendieron desde el miedo

Editorial

Para las generaciones que crecieron educadas en un entorno de insultos y golpes con la regla, es imposible imaginar procesos de aprendizaje basados en el respeto. Lo que debemos «extirparnos del cerebro» es la creencia de que los insultos y el miedo son aceptables en procesos de formación y educación.

Cargar más